Blogia
POR UN MUNDO DIFERENTE

Productos Eco, sin químicos

Los niños son especialmente vulnerable a los efectos tóxicos de pesticidas debido a su tamaño la cantidad absorbida por Kg de peso es mayor, Sus cuerpos y cerebros están creciendo...

Todos los días, niños consumen niveles peligrosos de pesticidas que pueden dañar su desarrollo neuronal.  EWG, grupo dependiendo del congreso de los Estados Unidos, analizando datos federales, ha llegado incluso a desaconsejar el consumo de los vegetales más expuestos a pesticidas del tipo OP a bebes, niños y mujeres embarazadas ya que a través de lo que comen absorben cantidades de estos pesticidas por encima de los límites aceptados como seguros.
Estos compuestos se usan en todo el mundo, solo en nuestro país se comercializan más de 240 formas comerciales de este grupo químico; ya que los compuestos OP tienen un amplio espectro de actividad biocida, ya que se utilizan, además de como insecticidas, helminticidas, acaricidas, nematocidas y, en menor grado, como herbicidas y fungicidas. Los insecticidas OP constituyen un problema de salud pública importante, ya que son causa de aproximadamente tres millones de intoxicaciones y unas 200.000 muertes anuales

¿Cómo es posible que lleguen a nuestra mesa?

Desde la restricción de los insecticidas de cloruros orgánicos, los insecticidas organofosfatados se han convertido en los insecticidas de mayor uso en la actualidad.
Actualmente, más de cuarenta de ellos están registrados para uso, adoptando más de 240 nombres comerciales, y todos corren el riesgo de toxicidad aguda y subaguda. Los organofosfatos y organofosforados  son utilizados en la agricultura, en el hogar, en los jardines y en la práctica veterinaria  principalmente como insecticidas y herbicidas aunque también se emplean como aditivos del petróleo, lubricantes.
La mayoría de los casos de intoxicación por organofosforadows ocurren por exposición el contexto de su uso agrícola. La absorción puede ocurrir a através de la piel, inhalación o tubo digestivo.

Una parte de ellos es absorbida por frutas y verduras que son consumidas. Al comerlas, asimilamos los restos de pesticidas remanentes en ellas.

 El ensayo de Seattle

En 2006, científicos de la Universidad de Seattle (Washington), llevaron a cabo un pequeño experimento con 50 niños entre 3 y 11 años,
Los niños procedían de casas donde no se usaban pesticidas y consumían comida convencional, al analizar muestras de orina en todos ellos se detectaron restos de organofosforados, cuyos efectos en adultos incluyen daños irreversibles en el sistema nervioso.
Después de sustituir la ingesta de frutas y verduras y los alimentos procedentes de trigo y maiz convencionales por orgánicas o ecológicas, las muestras de OP cayeron en todos los casos hasta un nivel intrazable.   
Estas concentraciones se mantuvieron mientras se mantuvo la dieta con alimentos ecológicos. El estudio concluyó que las dietas confeccionadas con alimentos orgánicos protegen a los niños de la ingesta de pesticidas OP o organofosforados, sobre todo si no se usan insecticidas de ese grupo en las casas de los niños.

 

 

 

 

Sábado 9 de Enero de 2010 | por www.substratum.es

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres